6 Consejos para Usar tu Boya de Seguridad

Mira 6 ideas rápidas para mejorar el uso de tu boya de seguridad cuando salgas a nadar

1. ¿Qué tipo de boya de natación elijo?

Distancias cortas o zonas con mucho viento/oleaje: una como la UltraLight 10L de BuddySwim es mi preferida. Más ligera = menos resistencia.

¿Necesitas llevar cosas? Si es solo el avituallamiento te valdrá con una de 20L. Para meter chanclas o camiseta, una estándar de 28L.

Si recorres distancia hasta donde nadas, lleva todas tus cosas en la boya de natación y evita bultos. Una tipo Backpack (mochila además de boya) será lo indicado.

Distancias largas, donde avituallas varias veces: una boya donut, redonda con un compartimento central. Menos hidrodinámica pero mas fácil acceder a lo que llevas dentro.

Si quieres acceso al teléfono mientra nadas (GPS, fotos, llamadas, etc.) usa una boya Smartphone: como las estándar pero con espacio para ver el móvil y usar la pantalla.

¿Ningún modelo se adapta a tu caso? Cuéntame para que pueda echarte una mano.

2. ¿Cómo ajusto la medida?

Hay quien prefiere que la boya flote justo sobre su cadera. Hay quien prefiere llevarla varios metros por detrás. ¿Tú de cuál eres?

Si no lo has hecho ya, te animo a probar la medida perfecta para tu boya de seguridad: ajusta la cinta con diferente longitud (o cambia la correa) hasta encontrar la mejor para ti.

a mi medida

Personalmente, prefiero una cinta algo más corta para que la boya quede justo sobre los muslos. Para ello suelo usar una correa ajustable, o hacer un nudo en la propia correa

Prueba, decide cómo nadas más a gusto, y deja un comentario rápido contándome.

3. ¿Cómo distribuyo el peso?

En salidas cortas quizás no necesites llevar mucho peso, pero en salidas más largas la cosa se complica. Fíjate en cómo colocas dentro las cosas que lleves. Así lo hago yo en una boya estándar:

  • Yo suelo meter gafas y gorro de repuesto. Cosas pequeñas y de poco peso, al fondo antes de hinchar la boya. También las llaves.
  • Algo más voluminoso, como un par de chancletas, lo pongo en el centro fijado entre los dos compartimentos.
  • Si llevo botellín, intento que quede centrado también pero pueda acceder a él.
  • El avituallamiento más pequeño (barritas, plátanos, etc.) en la parte frontal antes de enrollar el cierre.

Con todo esto consigo que la boya flote bien mientras nado y no quede ladeada o levantada. Además puedo abrir la boya en el agua (con cuidado) y acceder al avituallamiento.

¿Cómo lo haces tú?

4. ¿Cómo hago el inflado y cierre?

Si estás empezando a usar una boya, quizás no tengas el todo claro cómo hincharla lo mejor posible. Cada nadador tiene sus trucos, te cuento cómo suelo inflar y cerrar yo una boya estándar de dos compartimentos:

  1. Asegúrate de que las salidas en ambas boquillas están bien cerradas.
  2. Introduce en el fondo lo que lleves.
  3. Ve inflando ambos lados, un poco uno y un poco el otro.
  4. Sigue hasta que hayas llenado un 75-80%.
  5. Entonces, mete las cosas que vayas a llevar en la parte superior.
  6. Enrolla el cierre y cierra el clip.
  7. Termina de inflar ambos compartimentos.
  8. Cierra bien las dos boquillas.

Al no enrollar el cierre con la boya de natación totalmente hinchada, me aseguro de que puedo enrollar unas cuantas vueltas y no pongo excesiva presión en las juntas.

¿Tienes un sistema mejor? Me encantaría leerlo!

5. ¿Puedo personalizar mi boya de seguridad?

No hablo de pintarla o ponerle pegatinas, sino de añadirle elementos que puedan serte útiles durante tus salidas.

Un objeto habitual es agregar un silbato, o una linterna estanca si sueles salir muy pronto o muy tarde a nadar. También una etiqueta visible con tu nombre y teléfonos de contacto, para emergencias.

¿Llevas otros elementos así en tu boya? Cuéntanos en los comentarios para aportar a otros!

6. ¿Está mi boya en buen estado?

Haz revisiones periódicas de tu boya para que no te deje tirado en medio del mar.

Estos son los puntos que deberías revisar siempre:

  • ¿Funciona bien la boquilla? Comprueba que la válvula cumple su función.
  • ¿Las juntas se están despegando o descosiendo? Valora si se puede reparar o necesitas boya nueva.
  • ¿Funciona bien el cierre? Fíjate en que el clip no esté desgastado o se abra bajo tensión.
  • ¿Cintas de amarre en buen estado? La unión a la boya, el cierre de la cintura, las costuras de la cinta.
  • Parece obvio pero… Fijate en el color de la boya. Se gasta de forma progresiva, hasta que ya no da suficiente visibilidad.

¿Falta algo? ¿Tienes un truco o consejo que no has visto aquí? Te animo a dejar un comentario rápido y compartirlo

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.